"Primero, vinieron por los comunistas, y yo no hable- por que no era comunista.

Después, vinieron por los sindicalistas, y yo no hable- por que no era sindicalista.

Después, vinieron por los judíos, y yo no hable- por que no era judío. 

Sign Up for E-News

Después, vinieron por mí- y no hubo nadie para hablar por mí."

Este dicho por el pastor alemán luterano Martin Niemöller se trata de la cobardía de los intelectuales alemanes que seguían el poder de los Nazis y la purga de sus objetivos humanos. Este dicho sirve como un recuerdo de lo que puede pasar cuando la gente decide mirar el otro lado cuando ven actos de injusticia. 

Cosas desagradables están pasando hoy en los Estados Unidos, cosas que deben poner a todos enojados, asustados, y preocupados suficientemente para hablar sobre estos casos. Hay personas que se están desapareciendo, y los niños están separados de los brazos de sus padres- algunos con solamente un poco de fe de volverlos a ver. Esos que buscaban asilo han huido de nuestras fronteras, una tierra que prometía la bienvenida y los hogares para las personas débiles y oprimidas. En el giro más reciente de la vendetta sobre inmigrantes, se formó un grupo de trabajo para investigar y despojar a los ciudadanos naturalizados de su ciudadanía para que sean elegibles para la deportación.  No podemos destruir familias en el nombre de la libertad y llamarlo "justicia".

Yo no creo que las puertas deben abrirse para que todos entren como quieran, especialmente esos que han cometido actos criminales. Pero la reforma inmigratoria debe ser  considerado, sensible, y más que todo, humano con compasión. Estas personas son tratados como animales, y los niños inocentes sufren por el resulto de los métodos utilizados para "atraparlos a todos". Las redadas llevadas a cabo por ICE (Inmigración y Aduanas) han creado una atmósfera de miedo y persecución, se violan las libertades civiles y, sin embargo, con cada infracción adicional, el retroceso es mínimo, hay murmullos de protesta, pero no es suficiente. Debe haber una protesta nacional.

Debemos encontrar la indignación que impulsa el cambio, como el Movimiento por los Derechos Civiles, la Ley de Derechos Electorales, y la Ley de Igualdad. Hoy son inmigrantes, mañana podría ser otro grupo, y otro, y otro hasta que nadie esté a salvo y la gente ya no tenga voz.

Les pido a todos a tomar una posición; escriba a su estado y representantes del Congreso. Pídales que hablen en su nombre para pedir que se detenga este draconiano y severo enfoque punitivo a la reforma migratoria. Llévate a las redes sociales o cualquier otra plataforma en que puedas gritar y unir tu voz con la de los demás. Use todas las herramientas a su disposición para hacer un ruido tan alto que los legisladores en Washington no puedan ignorarlo.

"Lo único que se necesita para que prevalezca el mal es que los buenos hombres [y mujeres] se mantengan a un lado y no hagan nada."

Hasta que no se reúnan todos los niños, no debemos detenernos. Hasta que el clima de miedo que impregna nuestras ciudades y estados se sofoque, no debemos detenernos. Hasta que haya un enfoque razonado y racional para implementar nuestras políticas de inmigración, no debemos detenernos. Hasta que todos reconozcan que las acciones ajenas de hoy no pueden llevar a la persecución del mañana, no debemos detenernos.

Plainfield, voy a prestar mi voz a los suyos para hablar y hacer todo lo que esté a mi alcance para oponerme a estas políticas que deshumanizan y persiguen a los inmigrantes que no han cometido ningún acto delictivo y que buscan refugio. Me aferraré a los principios que son la base de la democracia estadounidense; la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad y la verdad de que todos los hombres son creados iguales. Haré esto a menudo y en voz alta todas las veces necesarios para que los políticos hagan algo al respecto. Nuestras ciudades pequeñas ahora deben liderar el camino, y en Plainfield, respetaremos los derechos humanos y actuaremos con decencia y dignidad en todos los momentos.

Creando Un Plainfield, Un Futuro

Alcalde Adrian O. Mapp

City of Plainfield