Dear Editor of TAPinto,

When are we going to stop letting our schools decline and start intervening so our kids can learn? We are all guilty. And, I think, we can each be part of the solution.

I was the victim of a bad early education. The middle child of seven, I was seldom read to at bedtime. I entered a school that was unprepared for the baby boom: my second-grade class was so big (and teachers so scarce), I could attend only afternoon sessions. By fourth grade, school morale was so low that teachers left in droves. I had three instructors that year.

Sign Up for Plainfield Newsletter
Our newsletter delivers the local news that you can trust.

Plainfield students are encountering many of the same problems: busy parents, burgeoning population, unstable staffing. Our young people also must cope with language, cultural, and economic barriers to learning—all during a pandemic.

So what are the solutions? Specifically what could we adults do today, this week, this election, to help our young people not just score high on tests or graduate, but learn?

Parents can ensure their child has time and space to study. They could team up in PTOs with teachers and community resources to complement classroom instruction.

Administrators can partner with the community to develop a rigorous district plan, implement it, and measure its progress.

Residents can volunteer to support students, teachers, and schools in whatever way circumstances allow.

At SMARTplainfield, we partner with the district to read to kids in class. After lockdown in March, we partnered with the district to give away books at lunch pickups and continue to do so. We inform members through our Facebook group about when and how to join school board meetings to better understand how tax money is spent. And we vote because we know that who rules over our kids’ education really does matter—from the president of the United States down to the board of education.

I had to wait until sixth grade before the school board made wiser staffing decisions and my loving parents partnered with my talented teacher. Each answered the call to action and did their part. So can Plainfielders. Today, this week, this election, you could find out who’s running for office and why, you could Zoom in to the next school board meeting, you could register to vote, and on or before November 3rd, you could cast your ballot.   

Estimado editor de TAPinto,

¿Cuándo vamos a dejar de dejar que nuestras escuelas se rechace y empiece a intervenir para que nuestros hijos puedan aprender? Todos somos culpables. Y, creo, cada uno puede ser parte de la solución.

Fui víctima de una mala educación temprana. El hijo mediano de siete años, rara vez me leía a la hora de acostarse. Entré en una escuela que no estaba preparada para el baby boom: mi clase de segundo grado era tan grande (y los maestros tan escasos), que podía asistir sólo a las sesiones de la tarde. En cuarto grado, la moral de la escuela era tan baja que los maestros se fueron en masa. Tuve tres instructores ese año.

Los estudiantes de Plainfield se encuentran con muchos de los mismos problemas: padres ocupados, población floreciente, personal inestable. Nuestros jóvenes también deben hacer frente a las barreras del aprendizaje, culturales y culturales, todo durante una pandemia.

Entonces, ¿cuáles son las soluciones? Específicamente, ¿qué podríamos hacer hoy, esta semana, esta elección, para ayudar a nuestros jóvenes no sólo a graduarse, sino aprender?

Los padres pueden asegurarse de que su hijo tenga tiempo y espacio para estudiar. Podrían formar equipo en PTO con maestros y recursos comunitarios para complementar la instrucción en el aula.

Los administradores pueden asociarse con la comunidad para desarrollar un plan de distrito riguroso, implementarlo y medir su progreso.

Los residentes pueden ser voluntarios para apoyar a los estudiantes, maestros y escuelas de cualquier manera que las circunstancias lo permitan.

En SMARTplainfield, nos asociamos con el distrito para leer a los niños cuando las clases en la sesión. Después del encierro en marzo, nos asociamos con el distrito para regalar libros en las recogidas de almuerzo y continuar haciéndolo. Informamos a los miembros a través de nuestro grupo de Facebook sobre cuándo y cómo unirse a las reuniones de la junta escolar para comprender mejor cómo se gasta su dinero de impuestos. Y votamos porque sabemos que quien gobierna sobre la educación de nuestros hijos realmente importa, desde el presidente de los Estados Unidos hasta la junta de educación.

Tuve que esperar hasta el sexto grado antes de que la junta escolar tomara decisiones de personal más sabias y mis amorosos padres se asociaron con mi talentoso maestro. Cada uno respondió a la llamada a la acción e hizo su parte. También los Plainfielders. Hoy, esta semana, esta elección, podrías averiguar quién se postula para el cargo y por qué, podrías acercarte a la próxima reunión de la junta escolar, podrías registrarte para votar, y en o antes del 3 de noviembre, podrías emitir tu voto.